Saltar al contenido

La menopausia y el sueño

La menopausia es una época de grandes cambios hormonales, físicos y psicológicos para las mujeres, aunque los síntomas de la menopausia varían de una mujer a otra. Durante la perimenopausia o fase de transición, los ovarios de una mujer disminuyen gradualmente (a lo largo de varios años) la producción de estrógeno y progesterona. Si a una mujer se le extirpan los ovarios quirúrgicamente (ooforectomía), los períodos terminan abruptamente y los síntomas de la menopausia se vuelven más severos. Un año después de que los períodos menstruales han cesado, una mujer llega a la menopausia, en promedio alrededor de los 50 años. Desde la peri-menopausia hasta la post-menopausia, las mujeres reportan la mayoría de los problemas de sueño. Lo más notable son los sofocos, los trastornos del estado de ánimo, el insomnio y los trastornos respiratorios del sueño. Los problemas de sueño suelen ir acompañados de depresión y ansiedad.

Generalmente, las mujeres postmenopáusicas están menos satisfechas con su sueño y hasta un 61% reporta síntomas de insomnio. También se ha descubierto que los ronquidos son más comunes y graves en las mujeres postmenopáusicas. Los ronquidos, junto con las pausas o jadeos en la respiración son signos de un trastorno del sueño más grave, la apnea obstructiva del sueño (AOS).

El cambio y la disminución de los niveles de estrógeno causan muchos síntomas de la menopausia, incluidos los sofocos, que son sensaciones inesperadas de calor en todo el cuerpo acompañadas de sudoración. Generalmente comienzan alrededor de la cara y se extienden al pecho afectando al 75-85% de las mujeres alrededor de la menopausia. Antes del sofoco, la temperatura corporal aumenta acompañada de un despertar. Los bochornos duran una media de tres minutos, lo que reduce la eficiencia del sueño. La mayoría de las mujeres las experimentan durante un año, pero alrededor del 25% tienen sofocos durante cinco años. Mientras que el tiempo total de sueño puede no sufrir, la calidad del sueño sí. Los sofocos pueden interrumpir el sueño y los despertares frecuentes causan fatiga al día siguiente.

Tratamiento

Se ha descubierto que el tratamiento con estrógeno (Terapia de Reemplazo de Estrógeno, TRE) o con estrógeno y progesterona (Terapia de Reemplazo Hormonal, TRE) ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia. Los efectos de la TRH y la TRE varían entre las mujeres dependiendo de la forma que se tome (píldora, parche, gel, crema o inyección) y del número de años que se use. Sin embargo, los recientes estudios a gran escala financiados por el gobierno de los Estados Unidos, la Iniciativa de Salud de la Mujer, se interrumpieron por motivos de seguridad, ya que se descubrió que tomar TRH puede poner a las mujeres en riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y demencia. Para quienes toman TRH para reducir los síntomas de la menopausia, se recomienda que la TRH se prescriba en la dosis efectiva más baja y se use sólo por períodos breves, no a largo plazo. Se recomienda que hable con su médico sobre sus síntomas, los riesgos y beneficios de la TRH y los enfoques alternativos para el control de los síntomas de la menopausia, incluido el sueño.

Existen enfoques alternativos para el manejo de los síntomas de la menopausia que pueden funcionar para usted. Estos incluyen productos nutricionales y medicamentos como suplementos de calcio, vitamina D y bifosfonatos para la prevención o el tratamiento de la osteoporosis (adelgazamiento y debilitamiento de los huesos); cremas y anillos de estrógeno para la resequedad vaginal; y medicamentos que promueven el sueño para el insomnio. Todas las formas de estrógeno que entran en el flujo sanguíneo reducen los sofocos.

Un tratamiento alternativo para los síntomas de la menopausia puede provenir de los productos de la soja (tofu, soja y leche de soja). Contienen fitoestrógeno, una hormona vegetal similar al estrógeno. Los productos de soja pueden disminuir los sofocos, pero no hay resultados consistentes en cuanto a su capacidad para aliviarlos. Además, pueden tener efectos secundarios gastrointestinales. El hecho de que sea un producto natural no significa necesariamente que sea más seguro de usar que otros tratamientos.

Los fitoestrógenos…