Saltar al contenido

Los niƱos y el sueƱo

Toda criatura viviente necesita dormir. Es la actividad principal del cerebro durante el desarrollo temprano. Los ritmos circadianos, o el ciclo sueƱo-vigilia, estƔn regulados por la luz y la oscuridad y estos ritmos tardan en desarrollarse, lo que da lugar a los horarios irregulares de sueƱo de los reciƩn nacidos. Los ritmos empiezan a desarrollarse a las seis semanas, y a los tres o seis meses la mayorƭa de los bebƩs tienen un ciclo regular de sueƱo y vigilia. A los dos aƱos, la mayorƭa de los niƱos han pasado mƔs tiempo dormidos que despiertos y, en general, un niƱo pasarƔ el 40 por ciento de su infancia dormido. El sueƱo es especialmente importante para los niƱos, ya que afecta directamente al desarrollo mental y fƭsico.

Hay dos tipos o estados de sueƱo que se alternan:

Movimiento Ocular No RĆ”pido (NREM) o sueƱo “tranquilo”. Durante los estados profundos del sueƱo NREM, se incrementa el suministro de sangre a los mĆŗsculos, se restaura la energĆ­a, se produce el crecimiento y la reparaciĆ³n de los tejidos, y se liberan importantes hormonas para el crecimiento y el desarrollo.

Movimiento ocular rĆ”pido (REM) o sueƱo “activo”. Durante el sueƱo REM, nuestros cerebros estĆ”n activos y se produce el sueƱo. Nuestros cuerpos se inmovilizan, la respiraciĆ³n y los ritmos cardĆ­acos son irregulares.

Los bebƩs pasan el 50 por ciento de su tiempo en cada uno de estos estados y el ciclo de sueƱo es de unos 50 minutos. A los seis meses de edad, el sueƱo REM comprende alrededor del 30 por ciento del sueƱo. Cuando los niƱos llegan a la edad preescolar, el ciclo de sueƱo es aproximadamente cada 90 minutos.

El sueƱo y los reciƩn nacidos (0-3 meses)

En el caso de los reciĆ©n nacidos, el sueƱo durante los primeros meses se produce a todas horas y el ciclo sueƱo-vigilia interactĆŗa con la necesidad de ser alimentado, cambiado y nutrido. Los reciĆ©n nacidos duermen un total de 10,5 a 18 horas diarias en un horario irregular con perĆ­odos de una a tres horas de vigilia. El perĆ­odo de sueƱo puede durar desde unos minutos hasta varias horas. Durante el sueƱo, suelen estar activos, moviendo los brazos y las piernas, sonriendo, chupando y generalmente parecen inquietos.

Los reciƩn nacidos expresan su necesidad de dormir de diferentes maneras. Algunos se quejan, lloran, se frotan los ojos o indican esta necesidad con gestos individuales. Es mejor poner a los bebƩs en la cama cuando tienen sueƱo, pero no dormidos. Es mƔs probable que se duerman rƔpidamente y que con el tiempo aprendan a dormirse. Se puede animar a los reciƩn nacidos a dormir menos durante el dƭa exponiƩndolos a la luz y al ruido, y jugando mƔs con ellos durante el dƭa. A medida que se acerca la noche, el ambiente puede ser mƔs silencioso y tenue con menos actividad.

Consejos para el sueƱo de los reciƩn nacidos

  • Observe los patrones de sueƱo del bebĆ© e identifique los signos de somnolencia.
  • Ponga al bebĆ© en la cuna cuando estĆ© soƱoliento, no dormido.
  • Ponga al bebĆ© a dormir boca arriba con la cara y la cabeza libres de mantas y otros objetos blandos.
  • Fomentar el sueƱo nocturno.

El sueƱo y los bebƩs (4-11 meses)

A los seis meses de edad, la alimentaciĆ³n nocturna no suele ser necesaria y muchos bebĆ©s duermen toda la noche; entre el 70 y el 80 por ciento lo hacen a los nueve meses de edad. Los bebĆ©s suelen dormir de 9 a 12 horas durante la noche y duermen siestas de 30 minutos a dos horas, de una a cuatro veces al dĆ­a, menos al llegar a la edad de un aƱo.

Cuando se acuesta a los bebĆ©s con sueƱo pero sin dormir, es mĆ”s probable que se conviertan en “auto-chupetes”, lo que les permite dormirse independientemente a la hora de dormir y volver a dormirse durante la noche. Los que se han acostumbrado a la asistencia de los padres a la hora de acostarse a menudo se convierten en “seƱaladores” y lloran para que sus padres les ayuden a volver a dormirse durante la noche.

Las cuestiones sociales y de desarrollo tambiĆ©n pueden afectar al sueƱo. Los niƱos seguros que estĆ”n unidos a su cuidador pueden tener menos problemas de sueƱo, pero algunos tambiĆ©n pueden ser reacios a renunciar a este compromiso para dormir. Durante la segunda mitad…