Saltar al contenido

Por quƩ su hijo necesita un horario de sueƱo durante el verano

Cuando las horas de luz se alargan y la escuela deja de funcionar durante el verano, es fƔcil adoptar una actitud relajada respecto a los hƔbitos de sueƱo de los niƱos. Pero a pesar de que pocos niƱos quieren irse a la cama antes de que oscurezca, no es una buena idea dejar de lado el horario normal de la cama. Mantener una rutina consistente juega un papel influyente en ayudar a los niƱos a dormir lo que necesitan.

En primer lugar, si su hijo va a un campamento o a una guarderƭa durante el verano, tendrƔ que levantarse bastante temprano, y si se acuesta tarde, dormirƔ muy poco y serƔ un niƱo cansado (y tal vez malhumorado). A los adolescentes les gusta usar las semanas de verano para recuperar el sueƱo perdido no levantƔndose hasta el mediodƭa, pero esto puede alterar su ritmo circadiano, haciendo mƔs difƭcil levantarse temprano una vez que la escuela comienza en el otoƱo.

TambiĆ©n hay posibles consecuencias para la salud por escatimar en el sueƱo durante el verano. Estos incluyen cambios de humor y dificultad para prestar atenciĆ³n, asĆ­ como problemas de aprendizaje, pĆ©rdida de apetito, comer en exceso y mantener el peso. De hecho, despuĆ©s del segundo grado muchos niƱos aumentan de peso durante los meses de verano, y se cree que los cambios en sus niveles de sueƱo, dieta y actividad durante este tiempo son factores contribuyentes.

Los niƱos necesitan dormir mƔs

Para asegurarse de que su hijo duerma lo suficiente durante el verano (normalmente de 10 a 13 horas por noche para los niƱos en edad preescolar, de 8 a 11 horas cada noche para los niƱos mayores), establezca un horario consistente para la hora de acostarse, incluso si esto significa acostarse antes de la puesta de sol. Instalar blackouts en la habitaciĆ³n de su hijo puede ayudar a promover la necesidad de dormir a una hora razonable.

Incluso si el horario de su adolescente ofrece oportunidades para dormir, trate de levantarlo por lo menos a las 9 o 10 a.m. para que la transiciĆ³n al horario escolar sea mĆ”s fĆ”cil cuando llegue. Unas semanas antes de que empiece la escuela, haga que su hijo vuelva gradualmente a una hora de acostarse y de levantarse que le proporcione suficiente sueƱo y vaya a la escuela a tiempo. Una buena forma de hacerlo es mover el despertador mĆ”s temprano en incrementos de 15 minutos cada pocas noches hasta que se cree el horario correcto de sueƱo en la escuela.